¿Le gustaría disfrutar de esta vista?
¿Te gustaría disfrutar de estas vistas?

Una excursión a Santiago

 

Por muchos años que uno lleve viajando por Galicia, por muchas veces que hayamos visitado Compostela, una más, con buen tiempo y, aún mejor, en "un buen día de lluvia", la visita es siempre recomendable y, la que aquí indicaremos -bastante diferente a lo usual- quizás algo más.

Para empezar, omitiremos, por sabido y conocido, lo obvio: damos por sentado que ya conocemos la Catedral (grave error, pero ocurre que el objetivo de estas líneas es dar a conocer una visita diferente).

Profundizando en nuestro aparente error, daremos igualmente por sobradamente conocido su inagotable patrimonio histórico y monumental, e incluso despreciaremos en buena medida el inexcusable paseo por sus más conocidas "rúas", iglesias, etc.

Todo eso, por evidente y, en principio, fácil, lo dejaremos en manos de tantos libros, guías, folletos, etc. como hay, para cualquier nivel de exigencia. Es más: sin lectura alguna, cualquiera puede disfrutar de un día -o quizás mejor, de una noche- en Santiago: basta con pasear casi por cualquier parte para disfrutar, descubrir...

La finalidad de estas líneas es muy concreta: proponer una excursión, partiendo de Laxe, a Santiago, pero que comprenda alicientes originales, diferentes a los tópicos.

Aunque el camino más lógico para ir a Santiago desde Laxe sea el de Baio>Zas>Santa Comba, hoy por hoy, en tanto finalicen las obras en curso, recomendamos el de Baio>Baiñas>Negreira>Santiago (son algunos Kms. más, pero nos evitamos las obras y las curvas de los pequeños puertos y, de paso, veremos cosas interesantes).

Para cumplir todos los objetivos, recomendamos madrugar: valdrá la pena.

Y, como ya hemos anticipado que esta excursión es algo diferente, además de recordarle la cámara fotográfica o videocámara, etc., le recomendamos que no olvide llevar bañador y una de esas neveras portátiles. Ah! y si se puede elegir el día, recomiendo un Viernes, o un Sábado (ya se verá el por qué).

La carretera a Baiñas sale de Baio (es la misma calle donde está La Taberna). Es una carretera no muy ancha, pero de escaso tráfico y pocas curvas, atravesando pequeñas aldeas diseminadas en la verde campiña.

A unos 4 Kms de Baio, llegaremos a Tines desde donde, a unos 750 mts., tomaremos a nuestra dcha. una primera desviación y poco después, a unos 400 mts., tomaremos otra vez una nueva desviación a la derecha. Desde ese punto, hay 1,95 Kms al dolmen de Pedra Cuberta, que está junto a la cuneta, a nuestra derecha, aunque algo oculto entre la maleza.

Tras ver el dolmen, podemos proseguir por la misma carretera, hacia el sur, teniendo cierto cuidado de no extraviarnos al atravesar la aldea de O Arxomil (a aprox. 1 Km. del dolmen).

A unos 2,5 Kms. de O Arxomil, llegaremos a Quintiande, donde recuperaremos la carretera que viene de Tines y que dejamos para ir al dolmen. Desde Quintiande quedan menos de 7 kms. para llegar al cruce, en Baiñas, con la estupenda carretera AC-441 que tomamos hacia Negreira (a la izda.), que está a unos 30 Kms. pero, 4 Kms. antes, pasaremos por San Xoán de Barcala donde recomiendo muy vivamente, que paremos y nos acerquemos a reservar mesa (y su bacalao especial) a Casa Salvador (según venimos por la carretera, a nuestra izquierda: hay un cartel indicador), donde comeremos a la vuelta de Santiago (por lo que luego veremos, no conviene reservar para primera hora, sino lo más tarde posible).

Tras reservar la comida, seguiremos hacia Negreira, desde donde iremos a Bertamiráns y, por fín, a Santiago de Compostela.

Nos dirigiremos hacia el centro de la ciudad buscando, como punto de referencia, la Plaza de Galicia, que dejamos a nuestra derecha, para seguir por la c/Fonte de Santo Antonio hasta llegar a la altura del Mercado de Abastos (foto infra)

Bajando por la callejuela que se ve al fondo, a la dcha., encontraremos un aparcamiento donde dejar el coche. Al mercado se sube por esa cuesta que vemos a la izda. de la foto.

Empezaremos por recorrer los puestos que hay en el exterior del mercado, fundamentalmente, de productos recién traídos de las huertas pero, también, encontraremos panes y bizcochos artesanos, aguardientes, etc.

Luego, recorreremos una a una las seis naves (¡de piedra!) donde, por el surtido y la calidad, nos llamarán la atención las pescaderías (recuerde que lleva la nevera portátil en el coche; de nada).

Yo suelo decir que el Mercado, no es sino un fantástico claustro de la Iglesia de San Fiz, por lo que, si salimos del Mercado por el lado contrario al que hemos entrado, merecerá la pena echarle un ojo a San Fiz de Solovio.

Desde San Fiz iniciaremos un paseo hacia el interior de la ciudad vieja, hacia la Catedral. Como ya he explicado, no creo necesario dar muchas indicaciones sobre "lo que hay que ver" en Santiago. Tan solo daré una que, en la forma en que me gusta explicarlo, no aparece en ninguna guía.

Me refiero a la que yo llamo, la Iglesia de los Ludópatas. Se ve desde la Plaza del Obradoiro, mirando al fondo del lateral del Hospital de los Reyes Católicos. Me refiero a la Iglesia de San Fructuoso, en la que podemos ver dos cosas curiosas (lamentablemente, las fotos no son muy buenas).

Las 4 SotasComo te ves, me ví... como me ves, te verás

Desde San Marcos, veremos las cuatro Sotas de la baraja española coronando la Iglesia (de izda. a dcha: bastos, oros, espadas y copas); oficialmente, se supone que representan a las virtudes teológicas; a Vd... ¿qué le parece?

Para ver de cerca el detalle de la segunda foto, tenemos que bajar a San Fructuoso y buscar en su pared lateral izquierda, en una placita hoy ocupada por un gran stand de madera. Representa una calavera sobre tibias (al modo "pirata") sobre el que podemos leer: "Como te ves, me ví; Como me ves, te verás".

Si estamos en verano, es muy posible que, en Santiago haga mucho calor. Si queremos darnos un bañito agradable y original antes de comer en Casa Salvador, podremos hacerlo en Pontemaceira (no confundir con "A Ponte Maceira"):

Para llegar a Pontemaceira, según venimos desde Santiago a Negreira por la AC-450, tenemos que tomar un desvío a dcha. en "A Ponte Nova".

Al otro lado del puente (románico-gótico, pero de origen probablemente romano) veremos la "Capilla de San Blas" y, a la derecha, un impresionante Pazo.

Si, tras cruzar el puente, bajamos por nuestra derecha al río, contemplaremos de cerca unos antiguos molinos.

Un último consejo: recuerde que un baño en el río no es igual que en la playa. En este caso, conviene bañarse (la gente del lugar lo hace) por detrás, río arriba, de la represa, y convenientemente vigilado por los familiares o amigos que nos acompañan en la excursión.

Tampoco conviene olvidar lo que nos espera en Casa Salvador:

 

(IR a la Página Principal)