¿Le gustaría disfrutar de esta vista?
¿Te gustaría disfrutar de estas vistas?


Pazo de Soesto (de Leis, de Blanco-Rajoy)

 


La tradición señala que ocupa el mismo lugar de lo que fue un día residencia de Alfonso IX (1171-1230) Rey de León y Galicia e incluso antes, de Alfonso VII el Emperador (1105-1157), que fue primero Rey de Galicia (1111), después de Castilla y León (1126) y, finalmente, Emperador en 1135 (reconociéndose así formalmente su supremacía por los demás reyes cristianos), y que -esto sí es seguro- se crió bajo la tutela del Conde de Trava en el Monasterio de Moraime (a menos de 20 Kms. en línea recta de este Pazo).

El Pazo ha sido también llamado de Arrueiro, de Posse, de Leis o, finalmente, de Blanco-Rajoy.

El Pazo actual fue fundado en 1570 por Gonzalo Posse el viejo (quién, en 1576, erigió una capilla lateral a la Virgen del Rosario en la Iglesia Parroquial de San Esteban de Soesto) en cuya familia permanece hasta que, a finales del XVII, Teresa Posse Pérez de Antelo contrae matrimonio con Rodrigo de Leis-Vilardefrancos, descendiente de la estirpe titular de la vecina casa de Mordomo-Traba. Les sucede su hijo Rodrigo de Leis-Vilardefrancos Posse y a este, Francisco Antonio de Leis-Vilardefrancos que se casó con su prima María Quiteria Vermúdez de Castro, hija de los Sres. de Las Hedreiras, Mira y Boallo, sucediéndoles su hijo Rodrigo Sancho de Leis, quien se casó con Josefa Vicenta Santiyán Velasco y Valdivieso (de familia hidalga de Cantabria). Éste último, como descendiente de Gonzalo Posse el viejo, reclamó en 1745 su derecho a enterrar a su madre en la Iglesia de Soesto, donde ya estaba enterrado su padre y, en 1748, trasladó su residencia al Pazo de Boallo (en Berdoias) y después, a Santiago, donde su hijo José de Leis y Santiyán, nacido en el Pazo de Soesto fue profesor universitario y llegó a ser Alcalde Mayor.

Finalmente, el 24 de Agosto de 1887, D.ª Josefa Vicenta Gutiérrez de Caviedes y Leis lo escritura a favor de un Abogado de Verín, sobrino de su marido, D. Ramón Blanco-Rajoy Poyán, en pago de una deuda.

El Pazo, de sobria elegancia, tiene un hermoso jardín.

(IR a la Página Principal)