¿Le gustaría disfrutar de esta vista?
¿Te gustaría disfrutar de estas vistas?


Monasterio de San Julián de Moraime (Muxía)

 

Para llegar a Moraime, bastará seguir las indicaciones a Muxía. Moraime estará, a nuestra izquierda, unos 4 kms. antes de llegar a Muxía.

Moraime es sin la menor duda, el monumento más interesante de la zona.

El Monasterio de Moraime

Si no prestamos atención, desde la carretera, podría pasarnos desapercibido: una Iglesia bastante grande -y bastante abandonada-, pero... ¿una Iglesia más?

Desde luego, como veremos, no lo es; por su historia, por su arquitectura, y por algunos detalles que nos limitaremos a apuntar, es uno de los monumentos más importantes -y seguramente, menos conocidos y más vergonzosamente abandonados- de Galicia, y aún de España.

Para empezar, cuando nos acerquemos a ese arco que se atisba desde la carretera, comprobaremos que no es una obra menor...

En realidad, ese arco era el acceso a la Iglesia desde el desaparecido monasterio (el caserón que, aunque en ruinas, permanece, es la casa rectoral, muy posterior).

Pero, para darnos alguna idea de lo que aquí hubo, quedan algunos restos, tirados por el suelo...

La foto de la izda. nos muestra unos segmentos... ¡de cañerías! (desde luego, no son de PVC, pero su existencia nos da una idea de la importancia que tuvo el complejo que aquí existió).

La de la derecha, un antiguo sarcófago ¿de quién? Pues, decirlo con exactitud, es imposible. Pero pudo ser de alguno de aquellos míticos Condes de Traba... o incluso de algún Infante de la España Medieval...

Fotografiar su "Pórtico de la Gloria" (hay quien piensa que fué un ensayo del Maestro Mateo), es todo un reto para el fotógrafo: entre la falta de luz y su lamentable estado, debido a la humedad que provoca la diferencia de niveles (antes que intentar su limpieza, estimo que habría que afrontar una cuidadosa excavación arqueológica para nivelar el terreno que antecede, a fin de que pueda ventilarse convenientemente) es una empresa inabordable sin trípode, quizás algún foco, etc.

Más asequibles, resultan las falsas puertas laterales. En realidad, fueron las ventanas, no olvidemos que estamos en un nivel superior, probablemente, encima de los "cascotes" de lo que fue el Monasterio donde Pedro Froilaz, Conde de Trava, "educó" al Emperador Alfonso VII.

Además, esas espléndidas ventanas románicas tienen una gran ventaja: están acristaladas, lo que, si llegamos con el templo cerrado, nos permitirá atisbar el increíble interior: una Basílica Románica, de tres naves, que nada tiene que envidiar a la famosísima de Santillana del Mar.

Si rodeamos la Basílica, llegaremos a los cementerios (hay dos: el antíguo, y el moderno). Franqueando la verja del antíguo, nos encontraremos con una divertida sorpresa: en el lugar más preeminente, veremos un curioso mausoleo.

Nos acercaremos y, tras apreciar como se merece la gran calidad del busto esculpido en mármol (creo que de Carrara, no parece de Macael, pues el almeriense aún sería más blanco), quitaremos por un momento las flores, y leeremos:

Ahí queda eso...

Por cierto que, aunque según parece, D. Juan Bautista no está solo (le acompaña eternamente su fiel sirvienta, y parece que no les van a molestar en mucho tiempo), todo el mundo dice que fue un gran cura-párroco, al que se sigue recordando con cariño.

 

(IR a la Página Principal)